Crónica Getafe C.R. B – C.R. Tres Cantos B

Sábado por la tarde en Getafe, partido contra el colista del grupo. Bonitas instalaciones y bonito campo para el que le guste el césped artificial.

Salimos de principio con Monty, Katy, Javi Gordi; Alberto y don Yus; Fermín, Marcos y Tomi de ocho; GIJoe y Vasco; Robles y Samu; Claudio, Kike Pareja y Javi 21 atrás. En el banquillo quedaron Medhi y Gurpegui.

Un equipo que, libra a libra, es de lo más palomo que podemos conseguir. Quizá sobra Robles. Un chico educado, bien peinado y elegante, y que parece que tiene las facultades mentales aún intactas. Yo no le convocaría con palomos más de tres veces al año, porque el año que viene igual se ha convertido en un heavy adorador de Obús. Mención especial al retorno de Fermín y Gurpegui. Tras lesión y ocupaciones varias respectivamente, ya están de nuevo entre nosotros. Fenomenal. Más material de crónica.

Del partido hablaré más bien poco. Fue una cosa despreciable por parte de ambos equipos. La más absoluta falta de agresividad, intensidad y ganas que he visto en un partido de Rugby en mucho tiempo. Les ganamos porque fuimos menos malos, pero poco menos. Las meles fueron malas, las touches fueron malas, las abiertas fueron casi inexistentes… Quizá extrañamente lo único que se salvó y no demasiado fue el placaje. Seguramente porque ellos iban más o menos con la misma fuerza que nosotros: ninguna. Excepto un par de percusiones de Marcos en el primer tiempo y una arrancada de Alberto en el segundo tiempo en la que demostró sus maravillosas condiciones para el juego abierto, no conseguimos chocar con contundencia.

En el primer tiempo jugamos bastante mal y tras la charla, el segundo tiempo fue peor.

Analicemos las fases de conquista. Las touches estuvieron simpáticas para variar. Katy (aka Katanas) decidió que era un buen día para hacerle un agujero en el pecho a Tomás. Ignoro el motivo, pero aunque ellos no levantaran a su primer saltador, nuestro simpático talonier le puso un empeño sobrehumano en lanzar a todo lo que da. Salieron medio bien. Montamos varios moles cutres y nos derribaron al saltador varias veces.

Las melés fueron la pera. Monty (aka Multi) estaba especialmente espeso. El pilier contrario le hacía la puñeta, el árbitro le decía cosas raras que ni yo entendía, Multi miraba a Chivero (señor colegiado) con cara de mucho asombro, y se repetía la melé otra y otra y otra vez. Y no miento si digo que pudimos hacer el récord mundial de melés en un partido debido a los avants de los dos equipos y la poca eficiencia al formar.

Hay ciertos momentos reseñables.

A Javi 21 no le vi en ataque ni una vez. Cuando le comenté que entrara alguna, me comentó que estaba protegiendo la patada. Que alguien le cuente que el zaguero en general no va a recibir ninguna patada si el balón está en nuestro poder. Aunque nunca se sabe.

Kike Pareja percutió sobre un contrario y luego vio a Tomi que se estaba levantando del suelo y también le percutió. Cuando se pone a la tarea, se pone.

Claudio vino y se comprometió conmigo a bajar el jueves a entrenar. Chaval, como dijo don Yus el otro dia: “me ponen de muy mal humor las personas informales”.

Buen partido de Fermín. Estuvo el primero en todas partes. En una abierta se vio poderoso gracias al bonito casco naranja que ha comprado y se lanzó como Superman a cazar a un contrario. El contrario le vio, se quitó y Fermín voló como tres metros. Yo me fui para atrás diez metros sin mirar al árbitro esperando el golpe en contra, pero había sido corbata del contrario en el placaje. ¿he dicho corbata? Diez minutos para Multi por dos corbatas. Adjudicado.

Katanas hace un pickangou y el gou se le va un poco largo. Golpea a diez metros del agrupamiento tras correr de lado como un desalmado. Le pregunto que cuál era su intención y me contesta que Vasco dice que hay que golpear lejos del agrupamiento. Se le olvidó al pobre que te tiene que dar un pase alguien para alejar el balón del agrupamiento. ¡Qué actitud y ganas de hacerlo bien! Bien Katy.

Como Vasco pateó a palos pero le dolió la pierna, me dijo que pateara yo. Un festival. En una patada casi meto el balón en una iglesia que había lejos de los palos; en otra no levanté el balón más de metro y medio, y la última patada fue la mejor porque nadie me acercó el tee, le sacudí de drop desde casa Dios y casi la meto. Alba y la mujer de Jorjón se estuvieron descojonando bastante. Metí una enfrente de palos.

Samu hace un placaje con la cabeza, se queda un poco agilipollado y Vasco le pone un dedo delante de la cara para ver si lo seguía con los ojos de lado a lado. Y él dice muy rápido y muy seguro: ¡uno! Bien. Acertó.

Vasco le dice: -¿estas bien?
– Si, sin problema.

Entonces nuestro apertura y entrenador al rato cambia a Medhi por Don Yus y a Marcos por Gurpegui, quedándonos sin cambios, momento que aprovechó Samu para decirle a Vasco que se mareaba y dejándonos con catorce.

El único que jugó dignamente y se va. Seguro que si le pedís un número al azar siempre escoge el uno.

Y por último. La maldición sigue. No lo vi. Es de oídas. Alberto pisó a Tomás y le sacó una bota. Me cuentan que por la expresión de Tomi pasó un fugaz momento de duda, y mirando al balón y a su bota alternativamente, esta vez eligió bota. Veremos qué elección realiza la próxima vez, que será la tercera y la que decantará si para Tomi es más importante el balón o la dignidad.

Palomo del partido, creo que sin discusión, Multi. Hizo un partido terrible. Lo de las melés fue ridículo y lo de las corbatas, merecido. Macho, vete a casa antes por las noches que las resacas te sientan regular.

Y eso es todo. Los expulsados deben pacharán. Gracias a Alba y compañía por el largo desplazamiento hasta la costa marrón. En la Liga de los botellines no tenemos rival.

¡¡¡AÚPA TRES!!!

En el tercer tiempo aprendí gracias a Medhi una palabra nueva en francés. Pivert significa pájaro carpintero. Ahí queda eso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*