Crónica C.R. Tres Cantos Sub 16 – URO Rugby Alcorcón

Este sábado 28 de octubre tuvimos nuestro tercer partido de liga en casa contra el URO Rugby Alcorcón, partido difícil en el que desde el principio fuimos por detrás en el marcador, pero con cosas como siempre a destacar.

Se inició el encuentro, a pesar del esfuerzo motivacional, un poco bajo de intensidad. De hecho el diagrama del partido fue de constantes altibajos, tan pronto nuestros aldeanos metían intensidad y volvían loco al contrario como el contrario en otras fases cortaba nuestras líneas defensivas con una facilidad pasmosa.

En delantera, ni que decir tiene, que el contrario contaba con muchísimo más peso que nosotros, lo que se reflejaba en cómo en las melés, con un leve golpe de riñones, hacían recular a los nuestros. Eso exigió mayor agarre y mejor posición corporal. Por momentos sujetaban al contrario y no les dejaban empujar, pero mantener el tono todo el partido ante semejante delantera contraria era realmente difícil. En saques de lateral estuvieron realmente bien y fue nuestra opción en ataque. De hecho anotamos un ensayo precioso en el que Pablo Larrú fue elevado hasta las nubes por sus compañeros en un saque de lateral lanzado por Rodri, se reagruparon, transmitieron el balón para que Ander lo abriera a los tres cuartos y estos se encargaron de llegar, con pase y a velocidad, hasta la zona de marca de los de Alcorcón.

El peso de la delantera contraria también se notó en los agrupamientos y rucks, una gran parte por ello pero por otra por falta de intensidad; nos volcaban recuperando los balones que eran claramente nuestros, abrían esos balones y no subíamos a defenderles. Esperándoles a que subieran producía dos efectos; o dejábamos huecos por la descompensación en el que subía adelantado o alguno de los marmolillos de Alcorcón (que también los tenían en tres cuartos) rompían nuestros placajes por la velocidad que les habíamos dejado coger. Unos cuantos ensayos de Alcorcón fueron así.

A pesar de ello, de vez en cuando se nos ocurría presionar, y en esos momentos el contrario se desmoronaba y perdía recursos, y nosotros avanzábamos y jugábamos como solo estos chicos saben hacerlo. Tanto es así, que de los tres ensayos que obtuvimos dos lo fueron por patadas de Enrique a espaldas de los tres cuartos, que sirvieron para que en una Enrique y en otra Rubén aprovecharan la ventaja.

El resultado final fue 15 a 41, que por las cuentas debieron ser 7 ensayos y 3 transformaciones, pero creemos que la superioridad fue física y nuestra inferioridad estaba en nuestra cabeza, así que como siempre cuestión de trabajar en ello.

En definitiva y como siempre, queda mucho trabajo por delante para que el nivel de juego que pueden desplegar se mantenga todo el tiempo de partido en ataque pero sobre todo en defensa.

Esto es rugby.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*