Crónica C.R. Tres Cantos Sub 16 – R.C. Colmenar Viejo

El pasado sábado 4 de noviembre, se daban cita en nuestro campo del Club de Rugby de Tres Cantos, dos clubes amigos y casi hermanados, con la intención de disputar el que sería el cuarto partido de la Liga de Desarrollo en la que nuestro Sub 16 milita esta temporada.  A las 10 de la mañana, con la lluvia puesta a ras del campo, nuestro rival y amigo, Colmenar Viejo, llegaba para comenzar a tocar las primeras notas, de la que sería una gran canción de rugby.

Nuestros chicos, que venían de dos derrotas consecutivas, sabían perfectamente que la tarea que se les encomendaba aquella mañana, era difícil. Recibir al equipo invicto y líder de la clasificación, no es nunca una tarea fácil. Colmenar es un equipo que destaca por su fortaleza y grandeza física, algo en lo que nuestros jóvenes jugadores, no llegan a destacar todavía. Se trataba entonces, de una lucha de cabeza contra cuerpo, de coraje contra fuerza. De sentimiento, contra impulso. Los pronósticos estaban ya hechos, y el árbitro sobre campo. Los chicos con las botas puestas y de corto, y sólo quedaba el pitido inicial… [PIIIIIIIIIII]

El partido ya estaba iniciado, y los entrenadores del equipo tricantino estaban convencidos de que se podía hacer una buen papel en el césped. Sólo era necesario trasladar la actitud luchadora que sabemos que todos nuestros chicos ya tiene dentro, hasta el campo. Y así fue. Los primeros 10 minutos del partido estuvieron marcados por un empate a cero en el que ninguno de los dos equipos conseguía romper la linea de defensa del contrario. Nuestros chicos, más pequeños que sus oponentes, se dejaban todo en cada placaje, y subían juntos a la presión siguiendo las pautas dictadas por sus entrenadores, que desde la banda se dejaban las voces.

El primer ensayo para Colmenar, fue inevitable. La superioridad física, aunque estaba siendo bien combatida, en algún momento tenía que pasar factura. Un único fallo en defensa significaba el ensayo, y así fue como ocurrió. Los cinco puntos subieron al marcador, y no tardaron en llegar los siguientes 7, pues este primer tanto dejó a nuestros chicos un poco desconcertados. Sin embargo, hacia el final de la primera parte, las fuerzas se recobraron a base de la conservación de la pelota. Los chicos la tenían en sus manos, y eso les daba un respiro después de tanto placaje.

Entre jugada y jugada, nuestro hábil apertura colocó de una limpia patada la pelota en su ensayo, para ser apoyada por él mismo después de una veloz e intensa carrera. Una jugada meditada, pues el zaguero de Colmenar no solía defender el campo muy atrás, y seguros estamos aún hoy, de que dicha acción le pilló completamente desprevenido.

En estas los muchachos se fueron al descanso 7 a 12, una puntuación muy favorable para poder remontar el partido. Sin embargo, con las mismas ganas con las que salieron nuestros chicos a reanudar la contienda, llegó el tercer ensayo de Colmenar. El marcador, se ponía un poco más cuesta arriba, y aunque la presión defensiva y los placajes estaban siendo efectivos, cada vez les costaba más subir a robar el balón. El golpe en el marcador nada más iniciar la segunda parte estaba pesando demasiado, y a los diez minutos llegó el siguiente ensayo del equipo Cantero.

Llegando a los últimos 15 minutos del encuentro, parecía que nuestros chicos daban el partido por perdido, y la defensa dejó de ser inteligente y arrolladora, para ser una linea blanda que sube al trote cochinero sin buscar la presión necesaria para acabar con un ataque poderoso. En los últimos minutos del encuentro, llego el segundo ensayo de los nuestros. Nuevamente una jugada desarrollada por el pie de nuestro 10, que ese día estuvo muy fino. Sin embargo, aunque ello sirvió para dar un pequeño empujón final, demasiados minutos habían corrido y poco se podía hacer ya. Aún así, sabiendo que el partido estaba terminado, nuestros chicos levantaron la cabeza y hacia el final, volvieron a deslumbrar con la mejor de sus defensas.

Sin duda fue un encuentro en el que nuestros muchachos lo dieron todo, y aprendieron que los partidos más duros, se juegan sobretodo con la cabeza, y poniendo mucho corazón. Como dice nuestro amigo Víctor, esto es rugby, y bien podemos asegurar que nuestros chicos, ya se lo van aprendiendo.

El resultado final del partido, para aquellos que lo consideren importante, fue 14-39.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*